John F. Peto

John F. Peto
Cuadro de John F. Peto (detalle)

jueves, 3 de abril de 2014

MI BIBLIOTECA (2.1): UN REFLEJO DE SU DUEÑA

La biblioteca que inaugura esta segunda temporada es la de lammermoor, una voraz lectora asturiana que desde su blog De libro en libro... nos acerca a sus lecturas y a los numerosos retos en que participa. Además, también cocina.

 Los libros siempre han formado parte de mi vida;  en  casa, siempre los ha habido.  Estaban ahí, a mano, sin importar  quien fuera el dueño de ellos.  No me preocupaba que las Leyendas de la alhambra de Irving o El laberinto Español  de Gerald Brenan fueran de mi hermana; estaban a mi disposición si quería leerlos. En cuanto a Tristana, no importaba quién fuera el dueño, pues esa pierna ortopédica de la portada me desazonaba demasiado (aún lo hace cuando pienso en ella).
No sé si por coincidencia o a consecuencia del ingreso en la universidad se  despertó en mí  el afán posesivo, quería tener mis propios libros, claramente establecidos frente a los del resto de la familia.   Recuerdo el número exacto que quería llegar a conseguir: CIEN. Me parecía que poseer cien libros era ya tener una biblioteca importante. . Así fue como nació; con los manuales y  libros  para las diferentes asignaturas y también algunos libros de la biblioteca familiar que había ido “trasladando” a mi habitación.   A ellos se sumaban  los que compraba, pocos y en ediciones de bolsillo, bastante peores que las de ahora. Otra forma de abastecerme eran las colecciones de quiosco, ya se tratara de Agatha Christie o de García Márquez.   Mis compras están marcadas más por la casualidad que la causalidad. Fruto de la primera son las adquisiciones de El antropólogo inocente, recomendado por mi librera cuando hablábamos de libros divertidos. Si en la portada de La buena letra no figurara el cuadro de los Acuchilladores de parquet, que había visto recientemente en una exposición, no hubiera comprado el libro ni descubierto a Chirbes.  La casualidad también adoptó forma de desconocido que, acercándose a mí en una librería madrileña, me recomendó  Tierra desacostumbrada. Por supuesto, lo compré.  A la hora de comprarlos me sirven desde los  puestos dominicales de El Fontán, a las diversas librerías que frecuento, pasando por Amazon cuando quiero libros no publicados en España, a las mesas de oportunidades de El Corte Inglés (allí conseguí una estupenda edición de La Regenta por un precio irrisorio). Incluso he comprado en la  sección de libros del Carrefour –Frankenstein y  Drácula  (en ediciones de bolsillo bastante malejas) salieron de allí.
Hace ya tiempo que dejé de preocuparme del número de libros  que poseo, aunque siendo como soy a lectora empedernida no me parecen demasiados. Eso se debe a que muchas de mis lecturas provienen de la biblioteca  o  me los prestan. Además, desde hace unos años, procuro comprar únicamente los libros que realmente quiero tener  y de vez en cuando me deshago de los que no tengo interés en conservar.  



Carezco de una habitación destinada a librería; en realidad, ni siquiera tengo un mueble al que  poder llamar así con propiedad.  En su lugar, cuento con unas estanterías tipo “móntelo usted mismo”, que iban a ser provisionales y se han convertido en definitivas (no son las billy, odio Ikea); unas baldas para aprovechar un hueco del pasillo y una pequeña estantería en el dormitorio que además de contener parte de mis libros policiacos y literatura extranjera disimulan un pilar de la pared. 
Esto me da pie para hablaros de mi sistema de organizar los libros, que  es en realidad una condena. La literatura extranjera y la policiaca van ordenadas primero por países y luego por autores (es un alivio que aún no me haya dado por ordenar a estos alfabéticamente). Dentro de la hispánica, primero los españoles, por épocas, y la hispanoamericana por países. La historia, por edades. Siempre me juro a mí misma que, la próxima vez, colocaré el libro donde haya sitio pero nunca lo cumplo. Prueba de ello es que, cuando por fin conseguí que mi hermana me trajera de Lisboa una estantería que le había encargado, coloqué en ella a todos los autores norteamericanos.

 Contrasta esta compulsión clasificatoria con la libertad con la que luego los libros campan a sus anchas por casa. Un par de ellos en la mesilla de noche mientras otro reposa en la mesa del despacho, junto al ordenador y dos o tres andan desperdigados por el salón. Además, otros se han ido de viaje, prestados -no tengo inconveniente en hacerlo, que para eso son los libros, para ser leídos.

Una vez mi hermana se refirió a mi biblioteca como peculiar; cuando le pregunté que quería decir, respondió que era personal, que me reflejaba. Supongo que esa es la razón por la que nos gusta tanto curiosear en las bibliotecas ajenas; nos permite hacernos una idea de sus dueños.


7 comentarios:

  1. Me alegra que haya una segunda temporada de esta interesante serie, Elena, muchas gracias a ti y por supuesto a tu invitada por compartir estas costumbres librescas con las que no es difícil sentir afinidad. He creído identificar por ahí el Manual de Prehistoria de Nájera y el Catálogo de la exposición Velázquez del 90, frecuentes entre quienes cursábamos estudios históricos hace ya tiempo; sospecho que en mi caso esa afinidad debe ser algo mayor.

    ResponderEliminar
  2. Un placer algo morboso pode echar un vistazo a las bibliotecas ajenas y más aún cuando se trata de la de una querida conocida. :-) :-) :-)

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy muy tiquismiquis a la hora de colocar los libros. Me conformo con ponerlos por tamaños -por el momento-. Ya me organizaré cuando tengo un lugar definitivo para ellos.

    ResponderEliminar
  4. Creía que había dejado aquí un comentario pero resulta que no. Decía en el que resulta una sensación extraña leerse a una misma en otro blog; produce cierto pudor abrir tu biblioteca, más bien tus libros, a ojos extraños. Es un poco como desnudarse en público.
    En cuanto a Urzay, tienes buena vista; efectivamente es el Nájera. Parece que compartimos algo más que pasión lectora.

    Respecto a la ordenación/organización de los libros, alguien me dijo una vez que los libros que le habían gustado mucho los ponía en las estanterías más cercanas y cuanto menos lo hubieran hecho, más alejados los colocaba. No me parece un mal sistema :)

    P.D: Gww, ¿me equivoco si pienso que en breve estaremos en la situación inversa?
    En cuanto a Urzay, hay que reconocer que

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo voyeur tiene algo de exhibicionista. ¡¡Lo sabías!!

      Eliminar
  5. Me encanta ver cómo se organizan los demás :D Yo también los organizo por países y autores... y sí lo hago alfabéticamente. Maniática que es una.

    ResponderEliminar
  6. Get best academic help from top Academic Writer at MyAssignmenthelp providing assignment help to students across the globe

    ResponderEliminar