John F. Peto

John F. Peto
Cuadro de John F. Peto (detalle)

martes, 7 de mayo de 2013

CERVEZAS LITERARIAS

 

Una pequeña muestra de cervezas artesanas*
 La cerveza es esa bebida absolutamente perfecta para refrescarse tras una caminata en un día caluroso, el trago ideal para compartir con un grupo de amigos o para regar una tarde de tapeo. Hasta hace poco, este era un país de unas pocas marcas de cerveza, de elaboración industrial. Razonablemente buenas, pero -como todo lo hecho para gustar a mucha gente- un tanto neutras, impersonales. En otros lugares de más tradición cervecera, como Alemania o la República Checa, casi cada pueblecito tiene su propia cerveza y las marcas y variedades rozan el infinito. En estos últimos años, por fin, la fiebre de la cerveza artesanal ha llegado aquí también. Como champiñones, en cada rincón surgen modestos cerveceros, que distribuyen de forma local, y que enriquecen los paladares de los amantes de este dorado brebaje con nuevos sabores y aromas. La imaginación no se ha quedado en el interior del envase; también se ha trasladado a las etiquetas. Por el momento, en Cataluña disfrutamos de una Moska, de una Guineu (zorra) y de una Reptilian, así como de Les Clandestines y de La Pirata: definitivamente, estos artesanos cerveceros tienen conciencia de estar haciendo algo que cae fuera de los senderos trillados. Me atrevo a augurar que, a medida que se vaya extendiendo esta tendencia, aumentará también el arco temático de los nombres. Y es que nada se opone a que las cervezas tengan también su lado poético, o literario. Si el primer trago de cerveza puede dar el nombre a un libro, no vemos porqué las obras literarias no podrían prestar su nombre a una cerveza.
 
La deliciosa obra de Philippe Delerm,
una glosa de los placeres sencillos
 Por si les sirve de estímulo a alguno de estos nuevos artesanos, en otros países la literatura y las cervezas parecen ir de la mano, a juzgar por estos ejemplos:
 
 
La Rogue Shakespeare, tostada, cremosa y amarga. Una cerveza a la altura del bardo mismo.
 
 
 
 
 
 
 
 
La Oscar Wilde, más ligerita, pero merecedora de varios premios. Británica, of course.






En Baltimore, cómo no, han optado por homenajear a su ilustre ciudadano, Edgar Allan Poe y le han puesto por nombre The Raven, con un lema que reza "The taste is poetic (El gusto es poético)". (Uno se pregunta si Poe era aficionado a la cerveza o más bien a los licores más fuertes, pero bueno...) No contentos con eso, otra de las variedades que fabrican se llama The Telltale Heart. Más literario, no cabe.

 
 



Los de Nantucket no han sido tan explícitos, pero ¿alguien puede dejar de pensar que la cerveza "Whale's Tale" (Historia de la ballena) se refiere a otra cosa que a Moby Dick?







A veces, el afán por prestigiar esta bebida con el nombre de un autor famoso incurre en cierta contradicción. Como en el caso de Walt Whitman, que se confesaba abstemio. Pero qué más da. Seguro que leer uno de sus poemas sosteniendo en la mano una botella con la efigie del escritor tiene su encanto.






 
La relación no se acaba aquí, hay más. Pero creo que con esto queda demostrado que es posible pensar en literatura incluso cuando uno está refrescándose el gaznate con una buena cerveza. Se admiten sugerencias para equivalentes hispánicos con la que bautizarla.

*Por si les ha entrado sed, todas estas cervezas pueden degustarse en la Bodega Bonavista de Barcelona.

8 comentarios:

  1. Yo no soy muy cervecero, pero de buena gana me tomaba ahora una Raven o una Rogue. La literatura y la cerveza las asocio gracias a esos pubs irlandeses donde uno entra, pide una guinness, coge una copia de Ulysses (o Swift, o Beckett, o...) de la librería, y se sienta a leer.
    En cuanto a sugerencias hispánicas, yo me imagino bebiendo una Rulfo, una Sancho (más que Quijote, que no suena tan bien) o una Bécquer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rulfo parece un buen nombre de cerveza literaria, desde luego. Yo tampoco me imagino una Quijote (se ha abusado tanto de ese nombre para todo...), pero una Sancho, ¿por qué no?

      Eliminar
  2. Un post con mucho gancho. Es que realmente los lectores suelen ser curiosos, porque yo soy prácticamente abstemia (pero de cerveza totalmente abstemia), y no he podido resistirme a curiosear por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece tu curiosidad cervecera, Aprendiz, confío en que encuentres otros temas de tu interés.

      Eliminar
  3. Fabuloso post para estos días de calorcito y terrazas!!

    ResponderEliminar
  4. Hace poco que me he empezado a interesar por la cerveza...quizá por influencia de mi hermano. Estando en bélgica encontré una que se llamaba Hercule Poirot...no sé cómo estaba. De momento, la que más me gusta es Grimbergen...
    El libro tiene muy buena pinta (y qué bien le viene ese nombre, jejeje)...le echaré un ojo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buena esa cerveza Hercule Poirot! ¿Cómo te resististe a probarla? El libro de Delerm te encantará... aunque no sólo habla de cervezas :)

      Eliminar
  5. Porque iba con prisa, y el precio ya no estaba incluido en mi viaje (llevaba ya mucho gastado). Pero como voy a volver...no dudaré en tenerla de nuevo en mis manos.
    Tomo nota del libro de Delerm. Gracias!!

    ResponderEliminar