John F. Peto

John F. Peto
Cuadro de John F. Peto (detalle)

domingo, 15 de septiembre de 2013

LECTURAS IN SITU

 
Uno de los (muchos) grandes placeres de la lectura es que nos transporta a otros lugares. ¿Qué necesidad hay de desplazarse al África profunda si podemos leer En las minas del rey Salomón? O, en un registro más amable, nada mejor para sumergirse en el verdor y la voluptuosidad de la campiña francesa que los textos memorialísticos de Colette. Aunque también se puede considerar desde otro punto de vista: el disfrute lector se incrementa notablemente si conseguimos leer un texto en el mismo lugar que éste describe. Lo explica muy bien Anne Fadiman -una vez más, me refiero a sus artículos bibliómanos recogidos en Ex libris, ese delicioso libro que no me canso de pedir que alguien se decida a reeditar-, quien cita el caso de Thomas Macaulay; empeñado en leer la descripción que hace Tito Livio de la batalla del lago Trasimeno (en latín, por supuesto) in situ, no sólo se plantó en el lugar exacto a la misma hora que Livio dice que se inició la batalla, sino con tanta suerte que acertó con idéntico tiempo brumoso que el que soportaron los romanos: "Me hallaba exactamente en la misma situación que el cónsul Flaminio: totalmente oculto tras la niebla matinal... Así que puedo decir con justicia que he visto exactamente lo mismo que vio el ejército romano ese día".  Si grande es el poder de la imaginación para trasladarnos a otras tierras, ¿hay algo más emocionante que el que lo que leemos coincida con lo que nos rodea? ¿Ver, oler y experimentar lo mismo que los personajes de la historia que estamos devorando?
Los bibliómanos coleccionamos este tipo de experiencias: como ya conté una vez, recuerdo con placer la lectura del Cuaderno gris de Josep Pla rodeada de los mismos paisajes que describe; o Berlín, la caída de Beevor en esa misma ciudad (aunque aquí, por fortuna para mí, el paisaje había cambiado mucho). Por supuesto, este tipo de coincidencias son raras, incluso si uno las busca. Que lo hace, créanme. Como el proverbial sabio (sí, ya saben, el que iba arrojando hierbas, etc.), reconforta ver que siempre hay alguien más obseso que uno mismo, pues circulan por ahí mapas que ubican libros famosos, para fanáticos de la lectura in situ.
 
 
 
Litmapproject,  por ejemplo, es colaborativo, y salta a la vista que tiene aún muchas lagunas. ¿Se animan a cooperar? Así, para elegir la lectura del próximo viaje, bastará con consultarlo y sabremos qué libros llevarnos. Por mi parte, estoy segura de que si alguna vez voy a la isla de Skye, llevaré bajo el brazo un ejemplar de Al faro, lo mismo que no pisaré Yalta sin sentarme en su malecón a leer La dama del perrito de Chéjov. Quién sabe si no veré por allí a una bella joven acompañada por un lulú. ¡Ah, el encanto de la lectura in situ!
 
Ojos negros, de Nikita Mijalkov, una delicia de película
basada en los relatos de Chéjov
 

9 comentarios:

  1. Pues vaya, uno de mis libros favoritos es Crónicas marcianas....

    :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No desesperes, Barbusse. De hecho, muchos de los cuentos de Crónicas marcianas son un trasunto no de Marte, sino del Waukegan (Illinois) natal de Bradbury. De modo que la lectura in situ es posible sin necesidad de recurrir a los viajes espaciales (que tampoco estaría mal).

      Eliminar
  2. Tengo un colega que se llevó el "Ulises" para leerlo en Dublin. Loquísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Loquísimo? Nooo, a mí me parece de lo más sensato. ¿Dónde si no hay que leer el Ulises, una obra tan enraizada en la ciudad de Dublín? Aplaudo a tu colega. O quizá es que yo estoy tan pirada como él :)

      Eliminar
  3. Yo también creo que leer un libro in situ añade aún más placer a la lectura, y los libros que he leído así son para mí inolvidables. Como muy bien dices, algunos hacen de esta sana costumbre una obsesión, que en algunos casos llega al ridículo. Verbigracia, los walking tours por la Barcelona de Ruiz Zafón. Pero aparte de esos casos, leer in situ me parece siempre fascinante.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que lo de los walking tours entra en una categoría algo distinta. Conste que me encanta pasear por el Londres dickensiano, por ejemplo, pero no es exactamente lo mismo que leer a Dickens en un pub de Borough. Eso sí sería una lectura in situ.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Acabamos de encontrar tu blog y nos encanta, así que te seguimos desde ya :)
    Esperamos que tú también disfrutes con nuestro espacio!

    Un abrazo de Xulimangui, Mcoth y Arielgrey ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por seguirme! Yo también pasaré a visitaros.

      Eliminar
  6. Nadie se puede resistir a leer un libro "local" si sabe que va a visitar un lugar relacionado con él. Lo que no conocía era el proyecto del que hablas y me ha parecido fascinante,

    ResponderEliminar