John F. Peto

John F. Peto
Cuadro de John F. Peto (detalle)

jueves, 17 de abril de 2014

MI BIBLIOTECA (2.3): LIBROS, TÉ Y VIAJES

Desde su blog Junto a una taza de té, la siempre viajera María suele hablarnos de historias, de libros, de flores y, por supuesto, de tardes compartidas con una taza de ese delicioso brebaje. Su biblioteca es un fiel reflejo de sus pasiones.



Elena hace unos días me pidió que hablara sobre la biblioteca que tengo en casa… lo primero quiero agradecerle que me haya pedido mostrarla y hablar sobre ella.

Hace más o menos un año que me he mudado, y algunos de mis libros andan aún en cajas… porque sigo pensando que aquí no me detendré mucho tiempo… pero he de decir que la mayoría están ya colocados… algunos en lugares especiales, como la vitrina, para que cojan menos polvo.

Mi biblioteca es compartida… hay también libros de mi compañero de viaje, y disentimos a la hora de colocarlos. De momento andan mezclados, aunque los suyos (que son menos) están en lugares más concretos y con un orden más formal. También he decir, que los libros pasaron un tiempo a llamarse "nuestros", así que ambos nos hemos enriquecido...

¿Cómo ordeno los libros? Es algo que me pregunto mucho, pero os puedo decir que mi forma de ordenarlos la elige de algún modo el propio libro. No están seleccionados por orden alfabético, ni en un único lugar de la casa… y os aseguro, que sé donde está cada uno de ellos.

Por poner el ejemplo más claro para hacerme entender… en la vitrina guardo los "imprescindibles" o los que necesitan más cuidado por el paso del tiempo. Virginia Woolf está allí… tras el cristal están las Olas, o el Faro… el Fin de un viaje (su primer libro publicado), pero a Virginia no me gusta dejarla en un solo lugar, así que si subes a la habitación también hay un ejemplar suyo sobre algunos ensayos… pero no quedándome tranquila, también está más accesible en otros rincones de la casa. Es decir, hay algunas/os escritoras/os que están en espacios concretos de la casa, en un estante… y sé que están allí, como pasa con Shackleton o con Liv Arnensen (que está en la sección de viajes y aventuras).

Pero, como digo, con algunos/as escritores/as suelo permitir que visiten diferentes estancias de la casa...Jane Austen o con las hermanas Brontë… ellas están dispersas. 


Helene Hanff vive en la vitrina. Aún no tengo tanto material de ella como para hacer que viaje por la casa… Además, y sin interferir en este orden peculiar, tengo apartados de jardinería, de viajes, de cocina, de cuentos, de historias sobre mi trabajo, de música, de fantasía…

Luego están aquéllos que no saben muy bien dónde quedarse y de cuando en cuando los muevo un poquito para que conozcan otras zonas, o incluso intercambien conversación con otros libros…

Puede que lleguen a estar "hablando" Tolkien con C.S. Lewis de nuevo… o puede que Benedetti le susurre algo a Chesterton al oído…



De momento, ésta es mi forma de proceder a la hora de colocarlos… pero no sé si perdurará. Tengo claro que soy bastante anárquica a la hora de ordenarlos… y creo que eso no cambiará.

Hay libros que necesito que estén muy cerca, por si hay algún momento que, sin lugar a dudas, requiera de sus palabra. Eso sí… por muy desperdigados que estén por la casa, cada uno tiene su lugar.

8 comentarios:

  1. Me gustaría ser capaz de localizar cada libro sin que el orden fuera sistemático, qué envidia. Cómo me está gustando esto de cotillear bibliotecas ajenas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estáte atenta, Zazou, que aún quedan algunas bibliotecas más...

      Eliminar
  2. Me ha encantado eso de que Virginia Woolf esté repartida por toda la casa, casi a modo de protección tutelar. Y que los libros conversen entre sí, es una gran verdad, creo que así, cuando los reelemos, no es que nos hayamos vuelto mejores lectores, es que se han convertido en mejores libros. ;)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La biblioteca de Maria es mágica y muy peculiar. Hay una cosa en la que coincidimos: eso de saber exactamente los libros que tenemos y en donde están. Pero hay algo que me ha dejado alucinada y que tengo que preguntarle a su propietaria: ¿es eso una farola?

    ResponderEliminar
  4. A mí también me llamó la atención la farola pero por otro lado la encuentro muy british.
    Me dais envidia quienes no estais atrapados por un sistema de organización y dejáis que sean los propios libros quienes busquen su sitio. Los míos de vez en cuando se escapan de esa tiranía organizativa que nos somete y se desperdigan por toda la casa.

    ResponderEliminar
  5. Como me gusta esto de cotillear en bibliotecas ajenas. Seguro que es el sueño de la mayoría de lectores y que, normalmente, no podemos hacer. Gracias por esta oportunidad.

    También comparto la envidia (sana ;)) de lo atrapados por la organización. Cuando mis libros toman el poder y no los tengo controlados, no sé ni lo que tengo por leer.

    ResponderEliminar
  6. A mí también me gusta mucho eso de visitar las bibliotecas ajenas...
    La farola, es de jardín, pero decidí darle un toque "dickensiano" a la casa y meterla dentro...no os imaginais lo agradable que es...
    Es lo bueno de la creatividad, las cosas no tienen que estar donde nos dicen que deben estarlo...
    Lo mismo sucede con los libros...(hay un biblioteca que no mostré en esta entrada...y es la que está en el baño...)
    Gracias de nuevo, Elena, ha sido muy bonito estar en tu blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente idea lo de la biblioteca del baño (más de uno la tiene, pero pocos lo reconocen).. Y la farola, estupenda también. Gracias a ti, María, por participar.

      Eliminar