John F. Peto

John F. Peto
Cuadro de John F. Peto (detalle)

domingo, 1 de abril de 2012

LA CONJURA DE LOS NECIOS

Detalle de la estatua de Ignatius Reilly en
Nueva Orleans (sí, le han dedicado una estatua).
Yo pensaba que todo el mundo conocía a Ignatius J. Reilly. No sé si es cosa generacional o simplemente de frikis, pero durante mucho tiempo en mi círculo de amigos las bromas sobre el patrullero Mancuso se convirtieron  casi un tópico. Reilly y su mundo se habían convertido en más reales que la realidad. La prueba de fuego de un clásico, por otra parte. Me he dado cuenta, para mi sorpresa, de que hay todavía gente -sobre todo los más jóvenes-, que no han oído hablar de ninguno de estos personajes. Es decir, que no han pasado por esa experiencia extraña, maravillosa y muy muy divertida que es leer La conjura de los necios de John  Kennedy Toole. Empezaré por decir lo primero que citan todas las reseñas: que es un libro rechazado por innumerables editoriales y publicado póstumamente gracias a la tenacidad de la madre de Toole. El libro se convirtió en un enorme éxito y le dieron el premio Pulitzer, pero el autor no pudo verlo, porque se había suicidado, sin duda convencido de que sus escritos no le interesaban a nadie. Bueno, pues a pesar de que esa historia tan triste y ejemplar -observen, malignos editores, a lo que conducen sus injustificados rechazos-, la novela rebosa humor e ironía. También tipos muy raros y llenos de obsesiones, empezando por su protagonista, el ínclito Ingnatius J. Reilly, que según manifiesta Walker Percy en su prólogo es "un Oliver Hardy loco, un Don Quijote obeso y un Tomás de Aquino perverso combinados en uno". Una mezcla explosiva. No desvelaré el argumento -que por otra parte es difícilmente resumible-, pero adelantaré (por si la definición anterior no es suficiente) que Ignatius es un apasionado de la escolástica medieval y su autor favorito es Boecio, que cree que al mundo moderno le falta "teología y geometría" y que le encanta la comida basura. También hay otros personajes igualmente excéntricos, como el ya mencionado patrullero Mancuso, una verdadera desgracia para el cuerpo de policía de Nueva Orleans, que se dedica disfrazarse para acechar a los delincuentes, o la sufrida madre de Ignatius, la señora Reilly, que tiene una clara debilidad por el moscatel, amén de un vendedor de perritos calientes frustrado, una psicóloga aficionada (suspendió un curso de psicología por correspondencia) adepta al chantaje y un trío de lesbianas agresivas, por citar sólo algunos. Todos inclasificables, como el propio libro, pero igualmente inolvidables.

39 comentarios:

  1. Una obra maestra y uno de mis libros favoritos. Personalmente se lo he recomendando a mi sobrino, porque ¡¡Maldición!! Es terrible que el referente literario de las nuevas generaciones sea el insufrible vampiro de "Crepúsculo".

    Ojala Ignatius nunca muera. Tengo un colega fan del libro y llevamos tiempo planeando disfrazarnos de Ignatius y Mancuso XD

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también se la recomiendo vivamente a hijos y sobrinos. A los pobres suelen hacerles leer unos tostones impresionantes y se quedan con la idea de que toda la literatura anterior a Harry Potter es un muermo. Estupenda idea la de disfrazarse de Ignatius y Mancuso. ¡Avisadme, que me apunto a ver ese espectáculo!

      Eliminar
    2. me a interasado la lectura no tengo mucho tiempo pero al ver q la lectura es buena les recomiendo a todos los jovenes q la mejor arma q puede tener en sus manos es leer xq estamos en mundo de odio no c mi reflexion ayude de mucho

      Eliminar
    3. Empieza por mejorar tu ortografía. Creo que te ayudaría mucho.

      Eliminar
  2. Últimamente no haces más que recordarme asuntos pendientes: que si El padrino (que ya estoy montando un pase especial para verla estos días), que si La conjura de los necios... Me falta tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. littleEmily, Ignatius es infalible para cuando te encuentres un poco decaída. Una lectura casi medicinal, te aconsejo que la guardes para un momento así.

      Eliminar
  3. Es uno de mis libros de cabecera, lo he leído varias veces. El negro Jones, Miss Trixie y su dentadura que le queda grande, ¿no había una Irene, amiga de la madre de Ignatius?, la revolucionaria novia... es que no pararía de hablar de las maravillas de este libro, lo he regalado un montón de veces. Estoy de acuerdo con Ignatous en que a este mundo le falta "teología y geometría". O algo así.
    Un saludo. Sonia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja! Miss Trixie es estupenda. Totalmente de acuerdo, "teología y geometría" es lo que falta. Y deberíamos también recuperar a Boecio.

      Eliminar
  4. Hay que volver a recuperar a Ignatius. Hace muchos años de su lectura pero es un libro que merece, como pocos, su recuperación. Me sorprende que no se haya realizado ninguna adaptación cinematográfica, aunque debería ser muy gamberra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo lo releído un par de veces y nunca cansa. En cuanto a la adaptación cinematográfica, creo que hubo un proyecto que quedó en nada. Lástima. Aunque si resulta una mala adaptación, ¡vaya chasco!

      Eliminar
  5. Me temo que yo entro en esa generación de jóvenes que no conocen esta obra, pero ahora que sí la conozco la apuntaré para lecturas pendientes, sobretodo sabiendo que rebosa ironía con lo que a mi me gusta.

    Interesante entrada como todas las que he podido ver hasta ahora.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MAV, te reirás muchísimo, eso está garantizado.

      Eliminar
    2. Yo me lo he leído para un trabajo de filosofía del instituto, y sinceramente no me he reido nada, es mas empecé odiando a Ignatus, al final me empezó a caer mejor, debo reconocer que es un libro peculiar y original pero desde mi punto de vista no es para hacerte reir a carcajadas o como para disfrazarte de uno de sus personajes

      Eliminar
  6. Es uno de esos libros que cuando comencé a leer me dejó inicialmente un poco parado "¿esto que es?". Pegué una carcajada y lo volví a leer del tirón nada más terminarlo. Años después lo disfruté en inglés. He de confesar que mi inglés era aun pobre y me acordé del libro estando en Nueva York. No veas hasta que conseguí hacer entender el libro que quería. "A confederacy of dunces" no entraba entonces en mi vocabulario). Finalmente caí en lo más obvio. Le dije al dependiente de Barnes & Noble: "I´m looking for Ignatius J. Reilly (¿como no se me ocurrió antes?). Sonrió y tardó segundo y medio en traer el libro. Y yo me fui más feliz que una perdiz.

    ResponderEliminar
  7. A mí me falta leerlo en inglés, que seguro que está lleno de matices que se pierden en la traducción española. Cualquier día de estos me lo bajo al Kindle, para tenerlo bien a mano.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo tengo edad de haberlo leído tres veces y no lo he hecho. Habrá que buscarlo en inglés, sí. "A confederacy of dunces", apuntado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvira, pues esa es una laguna que hay que llenar cuanto antes. Prepárate para reír a carcajadas.

      Eliminar
  9. Leí "la conjura..." hace mucho tiempo, tanto que apenas recuerdo nada de la historia. Sí recuerdo que es uno de los poquísimos libros con los que me he reído a carcajada limpia (hay libros muy divertidos con los que no te ríes). Con esta estupenda entrada, me lo has dejado en su punto justo para una relectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sigo riéndome con algunas escenas, cada vez que las releo.

      Eliminar
  10. Lo reseñé en mi blog hace casi un año. Es genial, aunque era la segunda vez que lo leía y noté mucho cambio respecto a la primera, de lo que deduzco que se saca más jugo al libro cuano uno sabe lo que se va a encontrar.

    No sabía lo de la estatua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que Ignatius es una celebridad en Nueva Orleans. Cómo no, por otra parte. Estatua merecida.

      Eliminar
  11. Es la bomba. Cuando lo acabé me supo a poco y lo saqué como audiolibro de la biblioteca. Es de los que si vale la pena en inglés, cuando la mamá de Ignatius y su panda hablan te partes (cada vez que dicen "chirren" por children).

    ResponderEliminar
  12. Buena idea lo del audiolibro, no se me había ocurrido. Voy a ver si en mis bibliotecas habituales lo tienen.

    ResponderEliminar
  13. Yo aún ensayo el strip-tease con loro...

    ResponderEliminar
  14. Reconozco que soy de los que no he leído LA CONJURA DE LOS NECIOS, y leyéndote casi me da un poco de vergüenza … trataré de ponerle remedio!

    xG

    ResponderEliminar
  15. Me imagino que Anagrama lo acaba de reeditar, porque ayer saliendo del Fnac, me llamó precisamente la atención este libro, ya que habían colocados un montón de ejemplares en los plafones que hay junto a las cajas registradoras.
    A mí me gustó bastante, recuerdo el episodio en el que provoca una especie de manifestación en la fábrica de pantalones, o también a él vendiendo salchichas, mientras se zampaba los suministros.
    Creo que la mayoría de la gente que lo lea se reirá, pero por otra parte he conocido alguna/una persona que no le acabó de gustar, creo que porque le faltaba imaginación, y era una persona muy cerrada (muy trabajadora, eso sí). Me dijo que Ignatius le había parecido un vago, y de ahí no conseguí sacarle.

    ResponderEliminar
  16. Vigo, el sentido del humor es algo muy personal, hay gente que es incapaz de pillarle la gracia a este libro. Ellos se lo pierden. Me alegro de que esté tan bien expuesto en la FNAC, a ver si así lo leen todos los que no lo conocían.

    ResponderEliminar
  17. Reconozco que el libro me encantó y me reí un montón con él. El personaje de Ignatius es fantástico y llegué a pensar que era un bicho raro cuando a toda persona que le recomendaba el libro me lo devolvía diciéndome que no había podido pasar del primer capítulo. Lo único que no me terminó de convencer es el final. Me pareció un final rápido, poco trabajado... realmente me pareció que no estaba a la altura del resto del libro y es algo que me lo estropea bastante, pero el resto de la historia es disfrutable al 100%.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Susana. No, no eres un bicho raro. Somos muchos los que hemos disfrutado y nos hemos reído con las desventuras de Ignatius. ¡Gran personaje! Quizás sea cierto que el final resulte flojo, pero es que se trata ante todo de una novela de personajes, donde la trama en sí acaba siendo accesoria.

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  19. La he metido entre mis novelas favoritas. Solo leer vuestros comentarios me sigo descojonando al pensar en el personaje. ¡Leí el libro hace más de una década!

    ResponderEliminar
  20. Leyendo vuestros comentarios alucino, es una ponzoña ese libro.

    ResponderEliminar
  21. Hola, me encanta tu blog, Elena. Acabo de leer La Conjura de Los Necios y me ha gustado mucho de principio a fin.
    El final es muy dulce y me parece muy acertado. Este tipo de libros me resultan reparadores para el alma.

    (Destripe)

    Mi capítulo favorito es el de la manifestación en la fábrica, cuando Ignatius le pide a los obreros que peguen a González (me imaginaba al jefe administrativo como un profesor que tuve y me partí de risa).

    Mis personajes favoritos han sido el Patrullero Mancuso, la señorita Trixie... y "Gloria", por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Staples. ¡Y bienvenido al club de admiradores de Ignatius!

      Eliminar
  22. Hola! Te escribo desde Casa del Lector, un centro cultural en Matadero Madrid porque el próximo 9 de julio tendremos una jornada internacional de homenaje a La conjura de los necios. Quizá te apetezca asistir o difundirlo entre otras personas que se entusiasmaron por esta novela y su genial protagonista! Aquí te dejo la información: http://casalector.fundaciongsr.com/2364/Ignatius-Day-Una-celebracio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maura. Me parece una iniciativa estupenda. Lamentablemente, no podré estar en Madrid ese día, pero desde luego le daré toda la difusión posible.

      Eliminar
  23. Hola,acabo de releer las aventuras del inclasificable Ignatius y he carcajeado tanto o más que la primera vez que conocí al flatulento pero entrañable devorador de comida basura. Cómo película triunfaría solo entre los lectores del libro y es tan actual que supera al racismo sureño, a la estupidez del racista americano y nos introduce en la paranoia de todos sus personajes: madre bebedora, policía desastre, empresario apático casado con mujer florero y todo mezclado con una visión quijotesca de nuestro gordinflón. Sublime

    ResponderEliminar